martes, 8 de diciembre de 2015

KALIDASA

Kalidasa nació posiblemente en la segunda mitad del s. IV y principios del s. V de nuestra era. Etimológicamente su nombre se compone de Kali: diosa considerada consorte de Shiva y shakti o energía del mismo díos y dasa: «esclavo»; por lo cual su sentido es «esclavo de Kali». En realidad poco a nada se sabe de su vida y son varias las opiniones con respecto a este tema. Algunos tienden a situarlo “en la corte de Chandragupta II (375-414)”. Otros opinan “que Kalidasa vivió en la corte del rey Vicramaditia durante el s. VI de n. e. [...] Sin embargo, la evidencia apunta preferentemente al periodo Yupta, y muy en especial al reino de Chandragupta (400 de n. e.)” (Montes, 1984, p.22).
Kalidasa
Se han creado distintas leyendas alrededor de la vida de este poeta y se cuenta que Kalidasa era un hombre analfabeto, que tras el toque de la diosa Kali o el favor de la diosa, se volvió un hombre erudito y un gran poeta. Se comenta también que fue hijo de un brahmán, que lo educó en boyero, que casó con una princesa y se consagró a la diosa Kali, quien le concedió los dones de la poesía. Emilio Gascó Contell en su prólogo a Sakuntala da una referencia más completa a ésta leyenda:
Los primeros orientalistas lo situaban en el s. I antes de J. C. Otros eruditos posteriores pensaron que la época que le correspondía eran los siglos IV o VI de n. e. El misterio cronológico persiste; y acabó siendo otra leyenda lo único que nos habla del propio dramaturgo, convirtiéndole en protagonista de un poético cuento oriental.
Esta leyenda nos dice que Kalidasa, huérfano de una noble familia, fue recogido y criado por un humilde boyero. La hija de rey de Benarés, que aspiraba a un esposo de talento, desdeñaba a cierto ministro, pretendiente importuno. Cansado al fin éste de su inútil porfía, decidió dar una lección a la dama. Echó mano de Kalidasa, lo vistió de ricos trajes que realzaban su natural belleza y recomendándole que no despegara los labios de menosprecio, lo presentó a la princesa como un hombre de ciencia.
El desdén, la prestancia varonil y el prestigio de la muda sabiduría de Kalidas produjeron su efecto en la hija del rey, la cual acabó casándose con él. Descubierta la farsa en el templo después de consumada la ceremonia, la indignación de la doncella fue extremada. Lloró, gritó y pataleó, mientras que Kalidasa, puesto en adoración ante la diosa Kali, le suplicaba que le concediese la sabiduría, dote indispensable para el matrimonio que acabada de contraer. Accedió a ello la diosa, otorgándole el don de la poesía y todo se arregló felizmente. Desde entonces el poeta se llamó Kalidasa la cual significa «el esclavo de Kali».
Y aún algo que añadir a esta sofisticación legendaria del indudable personaje real que fue Kalidasa; porque la mitología brahmánica llegó a hacer de Kalidasa una de las cuatro encarnaciones –la cuarta y última exactamente- con que se vio castigado Brahmán, hijo de Brahma. Con lo que la figura del autor de Sakuntala queda envuelta en los limbos del mito religioso (Contell, 1971, pp. 6-7).

A Kalidasa se le atribuyen unas treinta obras poéticas; mas sólo se reconocen como auténticas tres: El Raguvamsa, El Kumarasambhava y El Meghaduta. La primera de ellas, «La dinastía solar», es un poema que consta de diecinueve cantos y contienen una colección de biografías reales pertenecientes al Suria vamsa o «dinastía solar», de donde procede el título. Dicho linaje es considerado el más antiguo y más grande en la India. Tuvo por capital Ayodya y a ella pertenecieron personajes legendarios como Manu, Isvakú, Jari Schandra, Dasaratha y Rama. Las fuentes principales que proporcionan información sobre esta dinastía son: El Ramayana, El Mahabharata y los Puranas; de ésta última específicamente el Vishnu-purana. Khrisnabhata, en el s. XVII, escribió una obra compuesta por una serie de preguntas sobre el Raguvamsa, que lleva por título: La guirnalda de las preguntas.
Shiva fulmina a Kama con un rayo de su tercer ojo en la frente.
El Kumarasambhava «Nacimiento de Kumara» es una epopeya que el poeta dejó inconclusa, compuesta por sólo ocho cantos genuinos y nueve o diez que algún otro autor le agregó para terminarlo. Trata de los acontecimientos míticos que precedieron al nacimiento de Kumara, hijo de Shiva y Uma. La epopeya se inicia cuando Kama, versión hindú de Eros, interrumpe la meditación y ascetismo de Shiva, llevando a Uma con objeto de seducirlo. El dios enfurece tras descubrir tales pretensiones y, por un tercer ojo en la frente de Shiva, lanza un rayo fulminante contra Kama. Rati, la esposa de éste, presenta su doliente queja (un conmovedor poema dentro del mismo Kumarasambhava) a la irritada divinidad. De manera desafortunada Kalidasa muere antes de terminar la obra y no se llega a presentar el nacimiento del príncipe Kuma, hijo de los amores entre el dios Shiva y la hermosa joven Uma, quien después de importunar al dios, por la instigación de Kama, se casa con él.
Yaksha
desterrado
(Abanindranath
Tagore)
La tercera y más conocida obra de Kalidasa es: Megadutha «La nube mensajera». La obra habla acerca de un rey mitológico del Himalaya: Kubera y uno de sus servidores o yaksha (un semidios; por lo cual se entiende que este rey mitológico es un dios) quien cometió una grave falta y es desterrado por él. En el exilio él extraña a su esposa y a su familia, por tal motivo pide a una nube, en época de lluvia, que lleve un mensaje a su amada. El yaksha describe a la nube todo lo que hay del centro de la India al Himalaya y la ruta que ésta debe seguir para llegar con la esposa. La descripción que se hace de toda la India es sublime. El poema está compuesto por una forma estrófica denominada: matakantra; la cual armoniza con el tema melancólico de la epopeya. El Megadutha dio pie a todo un género temático en la India, en el cual se toma frecuentemente la idea de un viento mensajero, así como cisnes, pavos reales y otros diversos emisarios.
Meghaduta o La nube mensajera, acaso mejor que entre la épica estaría clasificada en la poesía lírica, pues viene a ser una elegía de ciento trece estrofas; pero los indios la consideran como uno de sus grandes poemas épicos, y bien puede llamarse un poema lírico. En lo que todos están conformes, indios y europeos, es en que realmente merece ser tenida como una joya de la literatura india por su elegancia y perfección, por la magnificencia de sus descripciones, por su profusión de imágenes. Baste decir aquí que Goethe era uno de sus más entusiastas admiradores (Perés, 1969, p. 47).
Kalidasa también escribió tres muy importantes obras de teatro: Malavikagnimitra «Malavika y Agnimitra» (título compuesto por el nombre de los protagonistas), Vikramorvasi «Urvasi al valor» o «Urvasi ganada por el valor» y Sakuntala. La primera de ellas está compuesta por cinco actos y se considera la obra inicial de Kalidasa. Es una comedia heroica conforme a los cánones del Natyasastra. La princesa Malavika, según arreglos matrimoniales, iba a ser una de las esposas del rey Agnimitra. El día que sería entregada a su prometido, la escolta de la princesa fue atacada y en la batalla ella escapó y llegó a la ciudad de Vidisha, donde se refugió con la reina Darini; primera esposa de Agnimitra. La protagonista calló su condición y se volvió sirvienta de la reina.
Malavika
Más tarde el rey, por casualidad, vio una imagen de Malavika y se enamoró de su belleza. Por tal motivo le pidió a su bufón que buscara a la mujer de la imagen, porque estaba prendado de ella. En otra ocasión un maestro de danza, que tenía a su servicio, la presentó como su mejor alumna, con lo cual el rey enloqueció de felicidad. Días después el rey, en los jardines del palacio, la besó e Iravaki, la segunda esposa del rey, lo descubrió besando a una criada, pues ignoraba la condición real de la bella joven, y celosa la encarceló. El bufón después la liberó y reveló su verdadera condición e identidad, diciendo que era la prometida de Agnimitra, a quien se creía muerta. Finalmente las nupcias se celebran y la reina Iravaki es perdonada.
Otra pieza teatral de Kalidasa es Vikramorvasi. Tiene cinco actos y se comenta que puede ser la segunda obra que escribiera. En relación con las otras dos obras es la inferior. El drama retoma la leyenda de Pururabas, la cual se narra en el Rigveda y también en el Satapatha Brahmana. El personaje central es un hombre mortal que se enamora de una apsara (ninfa de las aguas) llamada Urvasi. Ella cometió una grave falta y fue castigada por Indra desterrándola de la corte védica. No puede regresar sino es en compañía de su hijo.
Ascensión
de Urvasi
En el exilio conoce y se enamora de Pururabas, con quien procrea un hijo: Ayvis. Posteriormente la apsara creyó descubrir una infidelidad de él. Desconsolada se internó en el bosque y se convirtió en una liana. El único medio de que Urvasi pueda regresar a la normalidad es con un extraño talismán. El protagonista, tras diversas dificultades, halló el talismán y ambos regresan juntos al hogar. Sin embargo, él descubre que tiene que perder tanto a su esposa como a su hijo Ayvis, porque los dos tienen que volver con Indra a la corte de los devas. Éste último, conmovido por la fidelidad y los votos de Pururabas, concede que Urvasi se quede con su esposo hasta que él muera.
Sakuntala es el último y más conocido de los dramas de Kalidasa. Está compuesto por siete actos y un prólogo. Narra la leyenda amorosa de la bella Sakuntala y del rey Duchmanta, leyenda que ya figura en el Mahabharata y donde la poética protagonista es un espejo de castidad, el prototipo de la fe conyugal llevada a la máxima abnegación. En este grandioso drama, ella presenta un origen semidivino, porque su verdadero no es el ermitaño Kanva (simple padre adoptivo que la recogió y educó) sino el rey guerrero Visvamitra, quien después se volvió un piadoso brahmán. La madre es la ninfa Menaka, enviada por los dioses para tentar al anacoreta, celosos de su santidad.
Sakuntala
mira a
Duchmanta
Duchmanta, jefe de la dinastía lunar entronizada, es un soberano justo y valeroso. El hijo de ambos, Sarvadmana, es un niño que en sus juegos revela su indomable naturaleza y con el tiempo es el fundador de la familia Bharata, linaje fabulosos mencionado en los sagrados Vedas y al que pertenecen todos los personajes nobles, cuyas luchas y aventuras se cuentan en la ya mencionada epopeya hindú.
La reputación de Kalidasa entre nosotros se debe, principalmente, a sus dramas [...] De Sakuntala baste decir que entro los grandes admiradores figuran Goethe, Herder, su amigo, crítico, poeta, filósofo, Lamartine, Paul de Saint-Victor, etc., pues no son ellos los únicos, ya que es ésta una de las obras de la antigua India más asequible al gusto europeo, como lo prueba el haber sido hábilmente traducida varias veces (Perés, 1969, p. 47).
A lo anterior Francisco Montes de Oca comenta, sobre esta misma pieza, lo siguiente:
Sakuntala [es] la obra maestra de este autor y aun de todo el teatro sánscrito. Este drama en site actos está basado en una antigua leyenda india; Kalidasa, sin eliminar lo maravilloso, lo reduce a justas proporciones, caracteriza de mano maestra a todos los personajes y lo inunda de delicadeza y refinamiento. El resultado es una combinación excepcional de dones poéticos y dramáticos (Montes, 1984, p. 23).
Kalidasa es, sin lugar a dudas, uno de los autores más importantes, no sólo de la literatura sánscrita, sino de las letras universales. En la India la tradición lo considera a la misma altura que los legendarios Valmiki y Vyasa. En occidente es muy valorado y, dentro del género dramático, se le compara con el Cisne de Avon. El inglés William Jones, quien fue el revelador de Sakuntala en Europa, también fue el primero en llamarlo "El Shakespeare de la India".
Por otra parte, la distinguida escritora francesa Carlota Foucaux, conocida por el seudónimo de Mary Summer, comparó las heroínas de Kalidasa con las de Shakespeare y llevó su admiración al putno de afirmar que el poeta indio "vence a su rival en punto a finura de observación y por las dotes de penetración de que da muestras: llega con ellas a alcanzar lo que suele escaparse al observador por su misma naturaleza, y halla la verdad donde es más dificil descubrirla, desentrañarla: en el fondo del corazón femenino. El vuelo de águila de Shakespeare no se aviene tan bien con esas lindas delicadezas" (Apud., Perés, 1969, p. 48).

Referencias bibliográficas
KALIDASA. Sakuntala. Drama en siete actos. Traducción y prólogo de Emilio Gascó Contell. México, Ediciones Ateneo, 1971 (Obras inmortales).
MONTES DE OCA, Francisco. Literatura Universal. México, Porrúa, 1984.
PERÉS, Ramón D. Historia Universal de la Literatura. Barcelona, Editorial Ramón Sopena, 1969.

TE PUEDE INTERESAR

EL
BHAGAVAD-GITA
SÁNSCRITO
CLÁSICO
POETAS DEL
SÁNSCRITO CLÁSICO
DRAMATURGOS DEL
SÁNSCRITO CLÁSICO

¡COMPARTIR ES EL MEJOR REGALO QUE ME PUEDES HACER!

No hay comentarios:

Publicar un comentario