domingo, 23 de agosto de 2015

EL RAMAYANA

La trama central del Ramayana se puede resumir de la siguiente forma: Rama sufre la pérdida de su esposa Sita a manos de Ravana. Él busca a su mujer hasta encontrarla en la ciudad de Lanka, misma que conquista con motivo de la afrenta cometida por el rey de los raksasas. Esta obra épica se inicia cuando Valmiki interroga al sabio Narada acerca de quien es el hombre más virtuoso de todos. La respuesta es: aquella persona desciende de la familia de Isvakú y se llama Rama. Además, el momje lo elogia y coloca como el prototipo ideal del hombre en la India.
Dasaratha celebra
el nacimiento
de sus hijos
Después se narra como Dasaratha, rey de Ayodya, no podía engendrar hijos y deseaba intensamente tenerlos. Con este motivo organizó una ceremonia de nombre asvamedha (sacrificio con un sentido de fertilidad, que sólo los reyes podían efectuar), en el cual Vishnú se revela y entrega al rey un vaso lleno con una misteriosa pócima, con el fin de que lo bebieran sus tres esposas. Ellas lo hacen y el soberano obtiene cuatro hijos: Rama, hijo de Kaauzalya; Laksmana y Zatrugna, hijos de Sumitra, y Bharata, hijo de Kekeyi.
El rey había decidido heredar el reino a su hijo primogénito, pero Kekeyi, con quien el rey mantenía una deuda, le pide destierre a Rama y entregue el reino a su hijo Bharata, instigada por la maledicencia de una sirvienta suya llamada: Manthará. El protagonista, como un chatria, tiene la obligación de obedecer cualquier orden de su padre. Por esta razón parte al exilio acompañado por su esposa Sita y su hermano Laksmana y se instalan en las faldas de la montaña Tchitrakuta. Dasaratha muere de dolor y Baratha renuncia al reino. Él parte en busca de su hermano y una vez que lo encuentra, le rinde homenaje y pide a depósito la soberanía de Ayodya, mientras cumple el tiempo de su destierro; por ello consagra las sandalias de Rama y las coloca sobre el trono, como señal de lealtad a quien es el legítimo rey.
Rama
El personaje central de la obra, en compañía de su esposa y hermano, se interna en el bosque Dandaka, con el porpósito de no ser visitado por los habitantes de su reino. En dicho lugar una raksasa lo contempla y se enamora de él; sin embargo es humillada y torturada por éste. Ella acude con su hermano Ravana, rey en Lanka, y lo incita a raptar a Sita; mismo quien, por medio de artilugios, separa a Rama y Laksmana de la conyuge del primero, para arrebatarla y conducirla a su palacio. El hijo de Dasaratha parte en busca de la esposa en compañía de su hermano. Ambos llegan al país de los monos, en donde ayuda a Sugriva a recuperar el trono, el cual estaba en manos de Bali, quien lo había usurpado. Rama le da muerte tras herirlo con una flecha por la espalda.
El soberano de los monos, a manera de agradecimiento, apoya al príncipe de Ayodya en su empresa y manda a sus huestes al mando de Hanumat, general en jefe, hacia todos los puntos del orbe en busca de Sita. El comandante de la expedición finalmente la encuentra en la ciudad de los raksasas. Él vuelve con Sugriva y Rama para informar del hallazgo. El protagonista, con el apoyo del ejército de monos, ataca y sitia la ciudad de Lanka hasta vencer a Ravana y recuperar a su bella consorte. Al concluir el combate, el chatria ofende a Sita frente a todos al dudar de su fidelidad. Ella confirma la pureza del alma cuando decide arrojarse a una pira encendida y el deva del fuego, Agni, la saca de la hoguera sin ningún daño.
Rama vence a Ravana
El hijo de Kaauzalya corona como nuevo rey de Lanka a Vibhisana, hermano de Ravana. Posteriormente el personaje central vuelve a Ayodya, donde nuevamente Sita es afrentada a causa del rapto sufrido y se le destierra. En el exilio concibe a dos gemelos, hijos de Rama: Kusa y Bharata, los cuales son educados por Valmiki como chatrias, aunque no se les rebela su procedencia. Sita al final desaparece y todo indica que fue reclamada por su madre: la tierra.
El Ramayana es para el pueblo hindú una historia llena de ejemplaridades y de divinas enseñanzas, a tal punto que con sólo leerla, el lector o el oyente se verá libre de todo pecado, como se menciona al término de la obra:
Todo hombre que en este mundo preste siempre atento oído al relato de esta admirable y variada historia del raghuida de infatigables proezas, se verá libre de pecado, tendrá hijos si lo desea y alcanzará riquezas si las apetece. La joven que desee un esposo lo obtendrá y será la alegría de su alma. Si tiene padres bienamados que viajan por países extranjeros, obtendrán que se reúnan en seguida con ella.
Todos aquellos que escuchen el poema compuesto por Valmiki sobre lo que Rama realizó en este mundo, conseguirán del cielo todas las gracias que deseen y tal como puedan desearlas (Valmiki, 1970, p. 219).
Rama, como su esposa Sita, son los modelos ideales de belleza y perfección moral. Él es un rey justo que defiende el dharma, «la conducta adecuada». Es buen hijo, esposo y hermano desde el punto de vista hindú. Es demasiado duro y justo consigo mismo, hasta llegar a perder, en momentos, rasgos humanos a causa de sus exigencias. De hecho la obra tiene dos interpolaciones: una al principio, cuando las esposas de Dasaratha beben un líquido que contiene la esencia de Vishnú. Otra al final, cuando se enumeran los avatares de Rama-Vishnú. Ambas tienen el objetivo de divinizar al protagonista.
Sin embargo, hay momentos en los cuales el comportamiento de él no corresponde al de una divinidad. Uno de ellos ocurre cuando tortura a la raksasa hermana de Ravana. Otro es cuando mata por la espalda a Bali, rey de los monos. De igual forma, en el momento que afrenta en Lanka, ante todo el ejército de monos, a Sita. En el Ramayana se plantea todo un código de caballerosidad y nobleza perfecto; pero como ya se observó en la conducta del príncipe de Ayodya, no se respetaba en el preciso instante que se necesitaba cumplir.
Sita en la pira encendida
Sita se presenta como un personaje más humano, pues tiene que ajustarse a las normas sociales establecidas en la India 900 años a. C. y se convierte en la mayor víctima de éstas. La desventura que ella vive, plantea una situación que va contra los cánones de una época, que no aceptan el hecho de que una mujer violada no tiene la culpa de tal suceso. Esta propuesta cobra importancia en una obra tan antigua. A este aspecto se suman otros dos: el primero, frente al rapto y la violación se hace una clara diferencia entre la relación sexual, que incumbe sólo a los cuerpos, y la relación amorosa, que involucra una trama compleja de sentimientos. El segundo se relaciona de forma estrecha con el anterior, pero dentro del ámbito religioso, ya que se diferencia entre el atman «alma individual» y la materia.
Volviendo a la penosa situación que padece la consorte del protagonista, existe una triple injusticia sobre ella. Por una parte es víctima directa de Ravana, quien la rapta y viola; por otra su marido la insulta sin motivo, sólo en cumplimiento de las normas sociales y por la presión derivada de su investidura. Por último el pueblo de Ayodya la juzga sin conocimiento, dejándose llevar por las maledicencias. En otro caso, Rama se enfrente también a una terrible encrucijada entre «el deber ser» y el «querer ser». Al final el primero se impone y el personaje central se convierte también en víctima de las convenciones sociales.
Sita, Kusa y Baratha
en el bosque Dandaka
Otro de los personajes importantes de esta epopeya es Hanumat, general del ejército de monos, fiel y gran amigo del hijo de Dasaratha; lealtad que comparte con Laksmana, quien sin dudar sigue a su hermano y a Sita al destierro. En relación a los ejércitos de monos y raksasas, son grupos étnicos que se localizaban en el sur de la India y que se diferenciaban de los grupos arios que poblaban el septentrión del país. Posiblemente éstos últimos veían a aquellos con cierto menos precio y sea la razón de que en la obra se les represente como diversos animales y cómo demonios o genios maléficos.

Referencias bibliográficas
VALMIKI. El Ramayana, tr. Emilio Gascó Contell. México, Ediciones Ateneo, S. A., 1970.

TE PUEDE INTERESAR

SÁNSCRITO
VÉDICO
SÁNSCRITO
ÉPICO
EL
MAHABHARATA
EL
BHAGAVAD-GITA

¡COMPARTIR ES EL MEJOR REGALO QUE ME PUEDES HACER!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada