jueves, 28 de abril de 2011

MESOPOTAMIA

Mesopotamia es una palabra de origen griego que significa «entre ríos» y es la traducción del antiguo persa miyanrudan, cuyo significado es «la tierra entre los ríos», y designa al espacio geográfico limitado al oriente por el río Tigris y al occidente por el río Éufrates, en los modernos países de Irak, Irán, Siria y Turquía. Esta franja de tierra tiene unos 1 300 kilómetros de largo y va de noroeste a sureste, cubriendo una superficie aproximada de 300 mil kilómetros cuadrados de tierra fértil, propicia para el desarrollo de la agricultura.
En esta región, por el 8000 a. C, se presentó un trascendental suceso: el hombre aprendió a domesticar animales y cultivar ciertas plantas. Esto permitió el desarrollo de la civilización y el cambió de un estilo de vida nómada al sedentario. Con el tiempo fueron surgiendo poblados en las márgenes del río Éufrates, que gradualmente fueron creciendo y se transformaron en las primeras ciudades; centros económicos y de intercambio de ideas y adelantos.
Mapa de Mesopotamia
Mesopotamia fue una región que debió enfrentar constantes invasiones en dos frentes: al noroeste y norte había rudos montañeses y al suroeste y sur estaban los duros hijos del desierto. Del 4000 al 539 a. C. fue ocupada por cuatro diferentes culturas: los sumerios, los acadios, los babilonios y los asirios.

Sumerios

Aproximadamente por el 4000 a. C., un grupo de nómadas se lanzó sobre Mesopotamia, provenientes de los Montes Zagros, y se asentaron en la región sur, sobre la rivera del río Éufrates. Este pueblo es conocido como los sumerios. Los sumerios dominaron en la baja Mesopotamia  más o menos desde el 4000 al 2000 a. C. y fundaron un grupo de ciudades estados como: Eridú, Ur, Uruk, Shurupapak, Nippur, entre otras.
Ciudad de Uruk
Las aportaciones culturales más relevantes de este pueblo son: la invención de la rueda y el transporte con ruedas; fueron los primeros en forjar armas de bronce; dividieron el año en 12 meses, la semana en 7 días, el día en 24 hrs, la hora en 60 min y el minuto en 60 s, y edificaron enormes templos llamados ziggurats; pero la mayor de todas fue la invención de la escritura, alrededor del 3100 a. C.,  la cual fue de estilo cuneiforme (expresión latina que significa «en forma de cuña»).
En el ámbito político se destacaron cuatro soberanos pertenecientes a la Primera Dinastía de Uruk: Enmerkar, Lugalbanda, Dumuzi y Gilgamesh; entorno de los cuales se creó toda una edad heroica, relatada en diversos textos épicos. Los tres últimos, tras su muerte, fueron divinizados; pero es Gilgamesh quien alcanzó en realidad la inmortalidad, ya que sus hazañas serían recordadas siglos después por babilonios y asirios; por lo que él se convertiría en el arquetipo del héroe mesopotámico. La razón de que estos cuatro monarcas sumerios fueran los protagonistas de los primeros textos narrativos, es que fue en Uruk, probablemente, donde apareció por vez primera la escritura (Thoorens, 1977, p. 52; Asimov, 1983, p. 28).

Acadios

Los acadios, provenientes de Arabia, se asentaron por el 3000 a. C. en la ciudad de Kish, al norte de Sumeria, y asimilaron la cultura y la religión de este pueblo, adaptándola a sus propias necesidades. En el 2370 a. C. Sargón conquistó Sumeria y unificó toda Mesopotamia bajo el Imperio Acadio, el primer imperio del mundo. Luego fundó las ciudades de: Agadé, capital del imperio, Bab-ilum y Assur.
Naram-Sin
El Imperio Acadio alcanzó su apogeo con Naram-Sin, nieto de Sargón, quien conquistó Elam y todo el norte de Mesopotamia hasta llegar al Mar Mediterráneo. Este soberano modificó la naturaleza de la monarquía al erigirse él mismo en dios, en vez de reinar como representante de los dioses. En algún momento de su reinado Naram-Sin decidió llamarse: «rey de las cuatro regiones, rey del universo y dios de Agadé». Probablemente él fue el primer monarca mesopotámico que reclamó para sí la condición divina en vida. En Nínive se encontró una cabeza de tamaño natural, en cobre fundido, perteneciente al periodo acadio. No se ha determinado con certeza la identidad de la figura, pero los especialistas consideran que se parece a Naram-Sin (Roaf, 2005, p.96).
Estela de Naram-Sin
El imperio fue destruido en el 2215 a. C. por los Guti, un pueblo nómada procedente de los Montes Zagros, destruyendo por completo a la ciudad de Agadé. El gobernante Guti más notable fue Gudea de Lagash, bajo su gobierno esta ciudad vivió una época de esplendor artístico y cultural. Los Guti fueron expulsados de Mesopotamia por los sumerios, quienes tuvieron una nueva etapa de florecimiento.

Período Neosumerio

Tras la expulsión de los guti por los sumerios en 2120 a. C., este pueblo vivió un renacimiento cultural y artístico. La nueva etapa de florecimiento se presentó durante la Tercera Dinastía de Ur, de la cual el primer rey fue Ur-Nammu, a quien se considera el más importante de este perído. Múltiples son las aportaciones que legó este gobernante, entre ellas las más antiguas leyes escritas en la historia que se conservan, reunidas en el Código de Ur-Nammu, escrito dos siglos antes del Código de Hammurabi.
Ekishnugal (ziggurat de Ur)
Otra importante obra del periodo Neosumerio es el enorme ziggurat que se edificó precisamente en la ciudad de Ur, durante el gobierno de este monarca, y cuyos restos son aún muy impresionantes. En la actualidad sólo quedan en pie dos plantas de los tres pisos que le daban forma. La base tiene unos 90m de largo por 60 de ancho. Ambos niveles tienen una altura de 20m, pero se cree que cuando estaba completo alcanzó una altura total de 40m.
Para el 2030 a. C. se presentó la caída y destrucción de esta civilización, después de un largo período de anarquía y hambre que sobrevino en toda Mesopotamia; además de que un ejército elamita, aprovechando la situación, abatió la ciudad de Ur y tomó prisionero al último rey de la Tercera Dinastía: Ibbisin. Los sumerios no fueron muertos o exterminados, sólo dejaron de considerarse sumerios. Su sentido de nacionalidad se desvaneció lentamente.
Ejército sumerio
Durante dos mil años, este pueblo había estado en la avanzada. Habían inventado el transporte con ruedas, la astronomía, la matemática, la medición del tiempo, la empresa comercial, las construcciones con ladrillo en gran escala y la escritura. Casi podría decirse que inventaron la civilización (Asimov, 1983, p. 52).

Babilonios

Tras la caída de la civilización Sumeria, Mesopotamia fue invadida, alrededor del 2000 a. C., por un nuevo grupo de nómadas, provenientes del Oeste y el Sur, conocidos como los amorreos. Este pueblo penetró en la antigua región de Acad y se apoderó de ciudades como: Larsa, Bab-ilum y Assur. Además hablaba una lengua semíticia semajante a la acadia; razón por la cual la adoptaron como propia y la consolidaron como la lengua dominante en la región por espacio de 1500 años.
Jardines Colgantes
de Babilonia
Bab-ilum era una pequeña ciudad acadia, cuyo nombre significa «Puerta de Dios». En la Biblia el nombre se convirtió en Babel, pero hoy es más conocida por la versión griega: Babilonia. Los amorreos la ocuparon e hicieron de ella su capital. La ciudad cobró importancia y dominó todo el sur de Mesopotamia, lo que antaño habían sido Sumeria y Acad, y en lo sucesivo recibió el nombre de la poderosa metrópoli, que iba a ser la mayor ciudad de Asia durante catorce siglos. La historia de Babilonia se divide en tres períodos: amorreo, casita y caldeo.
a) Período amorreo: este primer período duró poco más de cuatro siglos, del 2000 al 1595 a. C. El rey amorreo más importante fue Hammurabi, gobernante eficiente y capaz, recordado por el código legal que mandó redactar en una estala de dorita de casi tres metros. En el panteón mesopotámico introdujeron a su dios principal: Marduk, quien después habría de convertirse en el dios principal de toda Mesopotamia. El período finalizó cuando el rey hitita Mursil I saqueó Babilonia.
Ziggurat de Dur-Kurigalzu
b) Período casita: tras el saqueo de Babilonia en 1595 a. C., la ciudad fue ocupada por los casitas, nómadas prevenientes de los Montes Zagros. Ellos adoptaron la cultura y la religión de la babilonia amorrea. El rey casita más relevante fue Kurigalzu I, quien fundó la ciudad de Dur-Kurigalzu, donde se encuentra uno de los ziggurats mejor conservados de toda Mesopotamia y el cual fue considerado hasta el s. XI los restos de la Torre de Babel. El final de este período ocurrió en 1124 cuando Nabucodonosor I derrocó al último rey casita.
Jardines Colgantes de Babilonia
c) Período caldeo: tras un etapa de oscuridad en la historia de Babilonia, la parte meridional de Mesopotamia fue ocupada por los caldeos, tribu semítica proveniente de Arabia, alrededor del 950 a. C. Durante poco más de 500 años, Babilonia fue un reino tributario de Asiria, hasta que Nabuconosor II, en alianza con los medos, destruyó Asiria en el año 605 a. C. Bajo el gobierno de este monarca Babilonia alcanzó su mayor esplendor. Erigió los Jardines Colgantes, una de la Siete Maravillas del Mundo Antiguo, el ziggurat de Marduk, el más grande en la historia de Mesopotamia y que dio pie al relato bíblico de la Torre de Babel, y la Puerta de Ishtar. El imperio creado por Nabucodonosor fue destruido por los persas en el 539 a. C.

Asirios

El origen de Asiria está estrechamente relacionado con el de Babilonia. Cuando las tribus amorreas invadieron Mesopotamia, ocuparon las antiguas ciudades de Larsa, Bab-ilum y Assur. Ésta última había sido, desde el período Neosumerio, una rica ciudad comercial y hacia 1814 a. C., un amorreo de nombre Shamshi-Adad I, proveniente de Babilonia, se hizo con el poder y fundó una dinastía que iba a durar mil años. La historia de Asiria se divide en tres períodos: Primer Imperio Asirio, Imperio Asirio Medio y Nuevo Imperio Asirio:
a) Primer Imperio Asirio: período que duró alrededor de cuatro siglos y medio, desde su fundación en 1814 hasta 1365 a. C. Bajo el gobierno de Shamshi-Adad I, Assur dominó todo el norte de Mesopotamia y desde entonces toda la región fue llamada Asiria. A la muerte de este monarca el reino pasó a ser tributario de Babilonia, cuando reinaba Hammurabi, y posteriormente del reino hurrita de Mitanni.
b) Imperio Asirio Medio: este segundo período se inició en 1365 a. C., cuando Ashur-Uballit independizó a Asiria de Mitanni. Más tarde, en 1270 a. C., Adad-Ninari completó la destrucción de Mitanni y Asiria se convirtió en una gran potencia. El Imperio Asirio Medio alcanzó su apogeo bajo el gobierno de Tukulti-Ninurta I, quien dominó todo el norte de Mesopotamia y sometió a Elam y a la Babilonia casita, gobernando un imperio más vasto que el de Hammurabi. El período finalizó en el 911 a. C., tras una etapa de decadencia, por la entrada de las tribus arameas y caldeas, así como por la formación de un nuevo reino hurrita al norte de la misma Asiria: Urartu.
Palacio de Calach
c) Nuevo Imperio Asirio: Después de poco más de dos siglos de debilitamiento, Asiria vivió un resurgimiento bajo el mando de Adad-Nirari II. Durante este período, el Imperio Asirio alcanzó su mayor extensión en tiempos de Asurbanipal, quien llegó a gobernar sobre toda Mesopotamia, Elam, Media, Urartu, Siria, Canaán, Egipto y la parte oriental de Asia Menor. Asurbanipal no sólo fue un rey capaz y un conquistador infatigable, también fue un hombre sabio que formó una enorme biblioteca en su palacio en la ciudad de Nínive. La historia de este pueblo termina cuando Nabuconosor II, en alianza con los medos, destruyó por completo el Imperio Asirio en el 605 a. C.
Las principales aportaciones de los asirios son, en su mayoría, dentro del ámbito de la milicia. Ellos fueron los primeros en equipar a su ejército con armas de hierro, un metal más duro y resistente que el bronce y que mantenía el filo de las espadas o puntas de lanza por más tiempo.
Los asirios se volvieron expertos militares que no sólo tenían ejércitos perfectamente disciplinados, sino que también usaban arietes para derribar las murallas de las ciudades enemigas y torres móviles desde las cuales sus guerreros, protegidos por blindajes, podían lanzar una lluvia de lanzas y flechas contra sus enemigos (Cotrell, 1976, p. 92).
Sin embargo la aportación más grande de esta cultura fue la biblioteca reunida por Asurbanipal, que contenía una verdadera enciclopedia de la literatura y de las ciencias. Es estremecedor pensar que poco sabríamos de la historia antigua de Mesopotamia de no ser por el entusiasmo erudito de Asurbanipal de hace veintiséis siglos (Asimov, 1983, p. 112).
Ciudad de Nínive
El rey se dio cuenta que tenía la obligación de salvar, de preservar lo esencial de aquello que tal vez iba a convertirse en un arte y una ciencia muertas. No se engañaba. En el 612 a. C. caldeos y medos sitiaron conjuntamente Nínive y la destruyeron. Tres cuartos de siglo más tarde, en el 539 a. C., Ciro el Grande se anexionó Mesopotamia. Repentinamente quedó dormida la vieja tierra que venía alimentando civilizaciones sucesivas desde cuatro milenios atrás. A partir de entonces la explosión creadora tuvo un nuevo centro: Grecia (Thoorens, 1977, p. 65).

Referencias bibliográficas

ASIMOV, Isaac. El cercano oriente, tr. Néstor A. Míguez, 5a ed.. México, Alianza Editorial, 1983 (El libro de bolsillo 768).
COTTRELL, Leonard. Mesopotamia, tr. Carlos Villegas, 3a ed. México, Joaquín Mortiz, 1976 (Culturas básicas del mundo).
ROAF, Michael. Mesopotamia. Barcelona, Folio, 2005 (Grandes civilizaciones del pasado).
THOORENS, León. De Sumer a la Grecia Clásica. Mesopotamia, Egipto, Palestina, Persia, Grecia, tr. J. A. Fontanilla. México, Daimon, 1977 (Historia universal de la literatura).

TE PUEDE INTERESAR

ESCRITURA
CUNEIFORME
LITERATURAS
MESOPOTÁMICAS
LITERATURA
SUMERIA
POESÍA Y
RELIGIÓN

¡COMPARTIR ES EL MEJOR REGALO QUE ME PUEDES HACER!


No hay comentarios:

Publicar un comentario